Igualdad

Igualdad - Constitución

La Constitución Española en su art. 14 proclama el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo.
La igualdad entre mujeres y hombres es un principio jurídico en diversos textos Internacionales sobre derechos humanos y es un principio fundamental en la Unión Europea.

El 23 de marzo de 2007 se publica en el BOE la “Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres”.

La mayor novedad de esta Ley radica, en la prevención de las conductas discriminatorias y en la previsión de políticas activas para hacer efectivo el principio de igualdad.

Esta Ley es un recurso normativo necesario dirigido a:
– Combatir todas las manifestaciones que aún subsisten de discriminación, directa o indirecta, por razón de sexo
– Promover la igualdad real entre mujeres y hombres
– Remover obstáculos y estereotipos sociales que impiden alcanzar la perfecta igualdad.

Pero la igualdad legal no supone igualdad real.
El pleno reconocimiento de la igualdad formal ante la ley es un paso decisivo pero insuficiente. La violencia de género, la discriminación salarial, la discriminación en las pensiones de viudedad, el mayor desempleo femenino, la todavía escasa presencia de las mujeres en puestos de responsabilidad política, social, cultural y económica, o los problemas de conciliación entre la vida personal, laboral y familiar muestran cómo la igualdad plena, efectiva, entre mujeres y hombres, la “perfecta igualdad que no admite poder ni privilegio para unos, ni incapacidad para otros” (John Stuart Mill) es una tarea pendiente.

Para que la igualdad formal sea efectiva y se convierta en igualdad real, desde las políticas públicas se desarrollan medidas y se ponen en marcha mecanismos y recursos que promueven e impulsan en nuestra sociedad el desarrollo de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

El Título IV de la citada “Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres” se ocupa del derecho al trabajo en igualdad de oportunidades, incorporando medidas para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres en el acceso al empleo, en la formación y en la promoción profesionales, y en las condiciones de trabajo.
Se incluye la protección frente al acoso sexual y al acoso por razón de sexo, el deber de las empresas de respetar el principio de igualdad, el deber de negociar PLANES DE IGUALDAD en aquellas empresas de más de doscientos cincuenta trabajadores o trabajadoras y de forma voluntaria en las pequeñas y medianas empresas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s